Enrico Chapela Obra Bio Prensa Contacto Cambiar Idioma   Enrico Chapela
Melate Binario
Mengambrea
Lo Nato es la Neta
Ínguesu
Li Po
Crucigrama
Dan-Son
Acoussence
Ruido Negro
 
 
 
 
 
 
 

cricugrama

 

Crucigrama

 

 

Escuchar
Partitura
Booklet
 
 

CRUCIGRAMA

Al recibir la comisión para componer esta obra para el Cuarteto Latinoamericano y Entrequatre busqué un tema que representara el entrecruzamiento que una pieza para doble cuarteto implica. Cada cuarteto tiene características bien particulares, algunas coincidentes y otras divergentes, pero juntos multiplican las posibilidades de las cuerdas al combinar los recursos de los arcos con los dedos, la crin de caballo con las uñas, la frotación con la pulsación. Pensé que una pieza para doble cuarteto era como un cuarteto potenciado por sí mismo, un cuarteto agigantado geométricamente, un cuarteto elevado al cuadrado…

Fue así que concebí la idea de un crucigrama, de un tablero de juego en que dos dimensiones crearan un área de interacción de palabras, donde las letras fueran pernos entre dos ejes, donde coexistieran dos realidades perpendiculares fuertemente interconectadas entre sí.

Entonces, saqué del baúl del olvido el viejo juego de scrabble con que solía practicar inglés en la infancia y jugé una partida contra mí mismo. Primero busqué un conjunto de palabras que contuviera todas las letras del abecedario inglés, para lo cuál decidí usar el alfabeto fonético de la OTAN. Después, acomodé las 26 palabras respetando escrupulosamente las reglas de juego, y al final, terminé la partida metiendo breves palabras en español en los pocos espacios que quedaban libres. Con estas palabras hice un acertijo en forma de haikú y elaboré el enigma del crucigrama, con el único propósito de ser resuelto por aquellos entusiastas interesados en hurgar los íntimos recovecos de una partitura.

Queda pues en manos de usted, gentil lector, descubrir el enigma oculto del crucigrama, y si acaso ello no despierta su entusiasmo, puede optar por intentar descifrar la enigmática explicación técnica ofrecida a continuación…

Esta obra está dedicada al Cuarteto Latinoamericano y a Entrequatre en agradecimiento por su talento y generosidad.

Explicación Técnica

Cualquier palabra en cualquier idioma palabra puede ser interpretada como un número si se consideran como dígitos las letras del alfabeto. Por ejemplo, en inglés A  sería 1, B-2, C-3, y así en adelante, por lo que contar de 1 a 26 sería contar de la A a la Z. Así pues, el idioma inglés puede ser considerado como un sistema de conteo por posición con base 27, dado que tiene 26 letras (dígitos) más el espacio entre las palabras, que puede ser considerado como cero.
Para empezar a componer tomé el alfabeto fonético de la OTAN, originalmente diseñado para deletrear claramente cualquier letra entre hablantes de diferentes lenguas. Para encontrar los equivalentes numéricos de estas palabras, elaboré tablas de conversión de base 27 a sus correspondientes números en base 10, y de ahí a todas las demás bases entre 2 y 16.

Después, ayudado por un tablero de scrabble, organicé dichas palabras en forma de un crucigrama que usé como plan maestro para estructurar la pieza. Cada cuadro del tablero corresponde a un compás, por lo que el material musical de cada uno surgió de las letras en él contenidas. Como el crucigrama es una matriz de 16 cuadros por lado, hay 2 posibles lecturas del tablero: horizontal y vertical, cada una de 256 (162) compases.  Es de estas lecturas que surgieron los dos movimientos de la pieza, usando las tablas de conversión para asignar las notas, leyendo los dígitos como semitonos ascendentes.

La obra inicia usando sólo base 2, pero cada vez que se llega a una nueva columna o fila la base crece un dígito, por lo que al final de cada movimiento la base es 16.  Estos cambios de base ocurren cada medio minuto y están marcados mediante los cambios de nota pedal. Para determinar las notas usadas para contar los semitonos enlisté todas las cuerdas al aire organizándolas por pares, por lo que cada medio minuto éstas se modifican, explorando con ello todos los intervalos posibles formados por las cuerdas al aire. El primer movimiento corresponde a la lectura horizontal del crucigrama, lo que dio pie a una lectura más bien contrapuntística de los números, en tanto que la lectura vertical sugirió un tratamiento armónico.